MI MAS PROFUNDO DESPRECIO POR EL DIPUTADO TORELLO

En realidad no se entiende el motivo por el cual el diputado está en la legislatura y tal vez busque la reelección, en rigor lo que no se entiende es por qué buscó ese cargo, si estaba bárbaro observando el horizonte en sus dominios donde el sol nunca se pone, o defendiendo legítimamente  sus intereses a un costado de la ruta, con su Amarok calefaccionada, esa era la suya, no estar como chupete en el culo sentado en una banca, si bien podría estar bebiendo un drink en Ámsterdam, como cuando se enteró que estaba nominado como concejal de su ciudad y nadie sabe quién le adulteró  la firma para poder ser presentada a tiempo la boleta electoral.

No le critico, incluso, las tierras que supo ganarse por su condición de “hijo de” antes propiedad  de los mapuches chilenos, las que el compañero Marini asevera en su opera prima (no es sorna esto) fueron robadas por militares y políticos sarmientinos o alsinistas, que nos dejaron, hay que reconocerlo, una patria  grande.

No, yo no le deseo mal alguno, solo me pregunto qué carajos hace sentado en una banca con sus eternos “ni”, mire incluso hasta me cayó bien su discusión machirula con algunas feminazis en calles porteña, y hasta su inconfesable homofobia, de veras, pero Ud. no entiende, Torello, cuando dice que una quita de un 30% en la factura de servicios, aunque seguro es una medida política-¿cuál no lo es?- sea “pan para hoy y hambre para mañana”, no entiende que para los que vivimos al día, es un poco de “pedal”, tomar un poco de aire beatífico antes de ahogarnos por siempre jamás, es comer caviar en vez de polenta por una semana, Torello.

Porque “la emisión”(no nocturna)igual la van a pagar los que menos tienen, y , fatalmente, vendrá aunque no nos descuenten un porcentaje de la factura de gas.  

Después se verá.

De acá tres meses de algún culo va a salir sangre, como siempre ocurrió, pero no! Ud. Nunca lo va a entender.

Pero a ver si me interpreta, yo no le estoy criticando el estipendio de legislador que percibe, para Ud. es ni siquiera el vuelto del almacén, medio balde se soja, un viaje a Ámsterdam adicional, las migajas bíblicas que recibía el mendigo debajo de la mesa del banquete de los ricos, no, lo que yo le pregunto, discuto y critico es ¿Qué joraca hace en la banca? Si no entiende, no quiere, no sabe ni debe, las necesidades de los que cita en su discurso sin pudor alguno.

Mire, yo le deseo que le vaya bien, que el dólar suba e incremente sus ahorros, que este año gane el doble en las inmensidades de sus dominios, a mí no me va ni me viene, no voy a pedir ni la expropiación de su terrenito en El Bajo, pero tampoco estaré nunca debajo de la mesa de su banquete aguardando las migajas que caen.

Solo le explico el motivo por el cuál siento un profundo desprecio por Ud.

Y supongo que este sentimiento  será recíproco.

Con todo respeto para ambos…