RADIOGRAFIA DE UN HIJO DE PUTA

Acciones como esta, – ver foto- nos hacen entender porque en el mundo nunca acabará la violencia, el egoísmo, la discriminación y la compasión será un sentimiento  ajeno al humano.

El reino animal, al cual pertenecemos, tiene inscriptos en sus genes el de la supervivencia de los más aptos, como el propietario de este automóvil que nada le importó que por la vereda municipal- no suya- pudiera transitar una persona en silla de ruedas o una mamá con el cochecito de un bebé. Sumado al desapego por el prójimo, detrás del extenso coche hay un charco que cruza todo el ancho de la calle, (obvio está lloviendo) y el sitio que, “piadosamente” (yo creo que lo hizo solo para poder entrar en su casa) dejó para transitar, apenas pasa una persona digamos normal, sin  problemas de movilidad. Ese instinto de supervivencia cultiva en la bestia la competencia permanente por ser “el mejor”, el egoísmo de 1ro yo y después yo, la aplicación de la violencia verbal o física ante el disenso, por ello habrá siempre violencia en el deporte, en los espectáculos públicos, en la calle y en el hogar.

Nosotros venimos presentando una idea, para desarrollar, a diferentes concejales desde hace más de 20 años, la última, infructuosa, se la ofrecimos al secretario de Gobierno actual, estacionamiento organizado en las veredas, construir bateas paralelas a las mismas, que dejen espacio para libre tránsito de peatones, Bragado tiene amplias veredas donde podrían bien convivir los autos de los hijos de puta, junto al paso de personas. Dos ejemplos; Hotel del Parque y Hospedaje Duharte, en San Martín, casi Santa Rosa.

Hay, empero, un grupo ínfimo de personas compasivo, que entiende el derecho del otro, gente que nunca se destacará, porque no puede competir con el competente, que plantará, no obstante,  cada día su semilla en tierra infértil.

Para los otros, la mayoría, no bastarán campañas de “ni una menos” estrellas pintadas en el pavimento que adviertan sobre la conducción correcta, notas como estas. Solo los “redimirá” el axioma del tirano en que “el hombre es mejor si se lo controla”.

Mientras tanto el almácigo  de “Tato” esparcirá hijos de puta y boludos –que no son menos responsables- por toda la tierra.