MUCHACHOS DE LA UOM: EL SILENCIO NO ES SALUD

Acerbrag, la empresa líder local, tuvo el pasado año, la necesidad de suspender actividades dado la cantidad de infectados. Las cosas se fueron morigerando y todo se normalizó. No escuchamos a la UOM que dice estar siempre junto al compañero metalúrgico, un análisis, un manifiesto de preocupación por sus afiliados, tampoco presionó a la empresa para elucidar el asesinato o, al menos el tratamiento como basura descartable del bb o nonato – si están contra de la vida no gestada- que apareció en una cloaca. El sindicato, se ha convertido en una  escribanía de la patronal, arregla todo en el escritorio brazuca, ¿o usted recuerda algún paro o reclamo gremial en los últimos 20 años?

Ahora han vuelto los positivos dentro de planta, pero no se nota la actividad gremial en el sector, fundamentalmente  por la sospecha de que la presunta cepa de Manaos la haya portado algún jerárquico –  que les quieren hacer creer a la peonada que son iguales a ellos- que viajó a la zona y tal vez, otra jerárquica ingresó portado la criatura, aún con vida, dentro de la planta…

El silencio no es salud, muchachos…