Ejecutaron sentencia desalojo en “El Censor” se llevaron hasta los inodoros

En rigor se llevaron las tapas de los mismos, lo cual los hace más miserables todavía.

No nos equivocamos al describir la situación conurbanizada (hasta matones tienen)  en que cayó el decano de la prensa local desde hace un tiempo, no sé hoy, en manos de la nueva gestión, si  la responsabilidad excede a Mariano Marini ya que la ejecución del desalojo se dio por deudas de alquileres de más de dos años.

Pero, apartándonos de lo económico,  el trajinar por los pasillos del viejo y nuevo edificio es de militancia, no de periodistas, presuntos receptores de planes sociales y el objetivo –según fuentes confiables- motorizar desde sus páginas la campaña “Maidana 2023”: o sea, postular un ladrón autoasumido, desde un medio de comunicación escrito en vías de desaparición, como todos los de su estilo, se sabe que hay diarios de 25 de Mayo, Pehuajó, que salen dos veces por semana y uno muy importante de Junín que está prácticamente en quiebra. El motivo excede la brutalidad del Movimiento Evita, es coyuntural, la gente no lee diarios de papel, la red de redes los arrolló en su paso y hoy incluso tradicionalistas, miran las noticias en sus celulares; o sea los jóvenes imberbes hicieron mal negocio con el tipo de medio y mucho más con el candidato.

Se calcula que a estas alturas el decano de la prensa escrita puede llegar a tener menos de 200 suscriptores, por ende, aunque puedan hacer negocio con posibles publicidades oficiales locales-provinciales, la limitación de lectura no incidirá para posicionar ni un bien mueble, o carnicería de barrio, mucho menos un candidato.

Pero el centro de la noticia es el desastre edilicio que dejaron en el histórico edificio- valga la redundancia- y nos dolió el costado izquierdo cuando supimos que la colección incunable de ejemplares de principios de siglo, fue trasladada en el carro del triunfo.

Esperemos que sus páginas, que corren paralelas al andar del Bragado de más de un siglo, no terminen limpiando parrillas engrasadas o como leña para el asado.

Ignoro si pudieran declararse “patrimonio histórico de la ciudad” y trasladarse al Museo Municipal.