CUESTIÓN DE PESO:JULY, ADELINA D’ALESSIO Y MOROSSINI

El debate sobre la sugerencia de la ex funcionaria Julia Fernández sobre la cuestión de peso de la edil Morossini   me recordó el un desagravio que se hizo en el congreso en los 90, porque un legislador había dicho que” lo único bueno que tenía  Adelina D’alessio de Viola, era su culo.  

El repudio a la ex funcionaria Julia Fernández por el considerado comentario discriminatorio contra la edil Viviana Morossini  finalmente fue aprobado, previa discusión semántica con la  presidente del bloque del Frente de Todos, Guillermina Lhospice, que aclaró que su compañera ideológica  “había sido  hackeada y efectuado en consiguiente  descargo y pidió disculpas (aunque las debió ofrecer)  y agregó su  “pero Macri”como hacíamos cunado niños para justificar una macana.

Una paupérrima primera Sesión Ordinaria del 2021, vacía de ideas y propuestas adelante y refleja, per sé, la desnudez de ideas que nos precedió en el pasado año y lo que vendrá, porque no se escucharon voces que recordaran el “affaire” del oxígeno trucho, los ataques y presiones  a la edil Monzón, a quienes le aceptaron la renuncia aún sabiendo que lo hizo presionada y en soledad en su lucha por esclarecer una situación que es más grave que los posibles kilos de más de Morossini.

Al menos el de Adelina D’alessio de Viola era – citando a Lanata- un lindo culito.  

CUESTIÓN DE PESO:ADELINA D’ALESSIO Y EL KILAJE DE MOROSSINI

El debate sobre la sugerencia de la ex funcionaria Julia Fernández sobre la cuestión de peso de la edil Morossini   me recordó el un desagravio que se hizo en el congreso en los 90, porque un legislador había dicho que” lo único bueno que tenía  Adelina D’alessio de Viola, era su culo.  

El repudio a la ex funcionaria Julia Fernández por el considerado comentario discriminatorio contra la edil Viviana Morossini  finalmente fue aprobado, previa discusión semántica con la  presidente del bloque del Frente de Todos, Guillermina Lhospice, que aclaró que su compañera ideológica  “había sido  hackeada y efectuado en consiguiente  descargo y pidió disculpas (aunque las debió ofrecer)  y agregó su  “pero Macri”como hacíamos cunado niños para justificar una macana.

Una paupérrima primera Sesión Ordinaria del 2021, vacía de ideas y propuestas adelante y refleja, per sé, la desnudez de ideas que nos precedió en el pasado año y lo que vendrá, porque no se escucharon voces que recordaran el “affaire” del oxígeno trucho, los ataques y presiones  a la edil Monzón, a quienes le aceptaron la renuncia aún sabiendo que lo hizo presionada y en soledad en su lucha por esclarecer una situación que es más grave que los posibles kilos de más de Morossini.

Al menos el de Adelina D’alessio de Viola era – citando a Lanata- un lindo culito.  

El debate sobre la sugerencia de la ex funcionaria Julia Fernández sobre la cuestión de peso de la edil Morossini   me recordó el un desagravio que se hizo en el congreso en los 90, porque un legislador había dicho que” lo único bueno que tenía  Adelina D’alessio de Viola, era su culo.  

El repudio a la ex funcionaria Julia Fernández por el considerado comentario discriminatorio contra la edil Viviana Morossini  finalmente fue aprobado, previa discusión semántica con la  presidente del bloque del Frente de Todos, Guillermina Lhospice, que aclaró que su compañera ideológica  “había sido  hackeada y efectuado en consiguiente  descargo y pidió disculpas (aunque las debió ofrecer)  y agregó su  “pero Macri”como hacíamos cunado niños para justificar una macana.

Una paupérrima primera Sesión Ordinaria del 2021, vacía de ideas y propuestas adelante y refleja, per sé, la desnudez de ideas que nos precedió en el pasado año y lo que vendrá, porque no se escucharon voces que recordaran el “affaire” del oxígeno trucho, los ataques y presiones  a la edil Monzón, a quienes le aceptaron la renuncia aún sabiendo que lo hizo presionada y en soledad en su lucha por esclarecer una situación que es más grave que los posibles kilos de más de Morossini.

Al menos el de Adelina D’alessio de Viola era – citando a Lanata- un lindo culito.