EL FINAL QUE NO VIO FUKUYAMA

Más de 50 expertos analizaron, desde “The Economist” lo que dejará la pandemia, Los humanos- aseveran-  volvemos a socializar,  pero el trabajo a distancia se quedará igual. Casi todo se hará desde casa, las oficinas cerrarán en altos porcentaje.

Esos grandes corporativos serán los enormes mamuts de 1980-2020 en extinción. No regresan los viajes, congresos o reuniones de trabajo como eran.  Las llamadas se convierten en videollamadas, las juntas internacionales en juntas en línea. Los grandes congresos en sistemas tecnológicos, iglesias, arte, gimnasios, cines, entretenimientos serán on-line,  Tendremos que olvidarnos de los recitales “rengos o redondos” donde la gente se muere al lado de monos ululantes e indiferentes, tal vez esa soledad virtual nos haga más humanos, ¡què contrasentido!

EL SHOW NO DEBE CONTINUAR

 los números no darán para mantener las infraestructuras físicas de shows que se tenían antes, la empresa tradicional llegó a su fin en el 2020, el modelo de “dark kitchen” ( cocina fantasma, restaurante virtual, delivery)  ha crecido y muchos servicios lo copiarán  y ya no se enojarán nuestros servicios gastronómicos de hoy, porque el sistema  les hará reducir gastos. La fuerza laboral se reduce dramáticamente y se le dan muchas operaciones simples a la A.I.(inteligencia artificial. Se aproxima una temporada de despidos globales muy grande que los pensadores no dicen cómo se resolverá.  

ALPARGATAS SI

La educación nunca regresará igual. Se vuelve presencial pero tecnológicamente adaptativa. Se regresa al esquema de contratar gente muy preparada para llenar puestos importantes, lo positivo es que se valorará la capacidad y el estudio sobre las recomendaciones.

El sistema médico se adaptó a lo digital con tecnología a distancia para siempre. Una cita médica en teleconferencia será lo normal, mostraremos el culo y los dientes por zoom. La economía personal se contrae, se ahorra más, adiós la ropa elegante que se substituye por prendas casuales. La electrónica sigue siendo el producto más apreciado y adquirido por un año más. Los grandes centros comerciales no sobrevivirán a largo plazo. La salud mental se vuelve un tema recurrente y grandes plataformas ayudan a la gente a sobrellevar las situaciones de agresividad, soledad y angustia que han vivido al estar aisladas Todo se encamina a lo natural y saludable. (suenan violines)

El mundo está viendo este año como un nuevo inicio – finaliza el análisis un tanto rosa- un renacimiento. Le gente replanteará  metas personales, trabajo, salud, dinero y espiritualidad. Un nuevo inicio con valores más reales. Muchos comportamientos se transforman y nunca regresarán. Acumular, consumir y vivir por lo material pasa al lado negativo.

Este final de la historia que no vio Fukuyama, terminó con la soberbia de los “exitosos” que van viendo sus castillos caer al piso, tal vez Dios mismo haya mandado esta 1ra peste, para mostrar la fragilidad de la humanidad.

Faltan 6 más, o 20, como dice Gates…